¿PARA QUÉ ENCENDER LA CHISPA DEL CUIDADO?

Los seres humanos nacemos con un chip insertado en el alma que nos despierta la necesidad de dar y recibir cuidado. Cuando logramos satisfacer esa necesidad en nosotros o en los demás, automáticamente se pone en marcha una orquesta de endorfinas, dopamina, serotonina y oxitocina en nuestros cuerpos, que nos hace sentir bienestar y a la vez, nos ayuda a fortalecer nuestras relaciones, haciendo del mundo un lugar más habitable y tranquilo.

¡Una pequeña chispa de cuidado cambia el mundo!

Cuido en Redes